martes, 8 de julio de 2014

Para los codos de Pilar... Flor de Naranjo

Hice esta crema corporal para una compañera de trabajo. Me pidió que le hiciera "algo" para suavizar los caparazones de tortuga que tenía en los codos, y hasta yo misma estoy sorprendida de lo efectiva que es. Tiene los codos suaves, suaves... así que ya no se va a comprar la lijadora, que era la segunda opción :lol::lol:

La fase oleosa la componen: manteca de karité, oleína de karité, manteca de sal, aceite de almendras dulces y aceite de cáñamo.
La fase acuosa: hidrolato de azahar, agua destilada y agua de cal.
También lleva proteínas hidrolizadas de arroz, glicerina vegetal y un poquito de bicarbonato.
Como emulsionantes, he utilizado cera Protelan ENS y cera Nº 3, con una pizca de xantana.
Está aromatizada con fragancia de Monoi de Tahití.
Deja la piel suaaaaaave y aterciopelada... o como dice Pilar: jugosita!!
Y este es su aspecto:



Me gusta mucho su textura, se extiende fenomenal, se absorbe rápido y no deja sensación grasa. Hasta yo me la echaría, y eso que nunca uso crema corporal!
Espero que os guste tanto como a mi Sonrisa
Besos y feliz jornada!!

domingo, 6 de julio de 2014

Bosque Mágico... o cuando el jabón te sorprende gratamente

Muchas veces el jabón nos da sorpresas... algunas son desagradables (afortunadamente las menos) y otras estupendas.
Cuando utilizamos por primera vez una técnica "interior", es decir, que trabajas dentro del jabón (bien sea con percha, palillo o cualquier otra herramienta), nunca sabes lo que va a salir hasta que lo cortas. Y este es el caso.
Esta era la primera vez que trabajaba con la técnica de "firulillos con cuchara". Pretendía hacer un humilde homenaje al foro en el que participo, Yerbolandia... y se me ocurrió hacer un jabón utilizando sus colores, verdes y tierras...
La sorpresa me la llevé cuando corté la barra. Al principio no me di cuenta, pero al ir mirando el dibujo que se había formado en las pastillas me fijé en que en algunas había... siluetas de árboles???!!! EmojiEmojiEmoji
Me dije... tú alucinas!! :lol:
Total, que las guardé en una cajita, como siempre, y me fui a la cama. Al día siguiente no pude resistirme y las volví a mirar... y os juro que sigo viendo árboles!! :lol::lol:
Las fotos no son muy buenas. Yo no soy especialmente habilidosa con la cámara, pero esta vez lo intenté hasta con trípode. Nada... parece que el jabón es mágico de verdad, porque no hay forma de que los árboles salgan tan nítidos como en directo Ojos en blanco










Y a vosotr@s qué os parece... hay árboles o estoy flipando?? :lol::lol::lol:
Ya me contaréis.
Besos y feliz semana! Sonrisa


sábado, 10 de mayo de 2014

Vanessa... esto es un marido, y lo demás son cuentos!!

Vanessa es una joven mamá, de una linda nena que se llama Mencía, y con bastante carácter... me refiero la nena :lol:

Este año, Vanessa ha celebrado por primera vez el Día de la Madre. Yo aún recuerdo mi primer día de la madre, así que imagino lo especial que ha sido para ella Sonrisa

Pero además de una niña preciosa, Vane tiene un marido, Ramón, que vale un Potosí!! Nada de tonterías como una Thermomix o aspiradores último modelo... qué va! mirad vaya pedazo de regalo le hizo:






Os habréis dado cuenta que no falta de nada: fondants y bombones efervescentes de baño, barras fundentes de ducha, sales de baño, aceite de masaje, perfume sólido, sombra de ojos, gloss labial... 

Cómo os habéis quedado??? A mi me vienen con un regalo así... y os aseguro que floto en el ambiente, no os digo más :lol::lol:

Así que, Vane... enhorabuena por la familia tan bonita que tienes, y que disfrutes muchisisisisisísimo del regalo Sonrisa

Muchos besos y feliz domingo!! Guiño

viernes, 6 de diciembre de 2013

Navia y Cristina: dos niñas afortunadas!!

Y diréis... quiénes son Navia y Cristina?? Pues dos bebitas que nacieron el pasado mes de noviembre.

Y os preguntaréis... por qué son afortunadas, si puede saberse? Pues sí, puede saberse  :lol:

Navia y Cristina tienen la suerte de tener unas mamis y unos papis con muuuuuuy buenas amigas, sobre todo dos: Pier y Martina.

Ellas han querido darles la bienvenida con un regalo especial. Porque quisieron que, desde el primer día de su vida, fuesen mimadas con cositas naturales, libres de sustancias químicas nocivas. Su regalo ha consistido en una cesta con productos artesanos para el aseo y cuidado de ellas y de sus mamás  Sonrisa

Cada cesta lleva:
  • Linimento oleo-calcáreo, imprescindible en los cambios de pañal
  • Jabón de la abuela, especial para bebés, con oleato de caléndula y leche de avena
  • Jabón de la abuela para prendas delicadas (gracias Rocío por la receta!!)
  • Colonia sin alcohol, para no irritar su piel
  • Jabón íntimo, para las mamás, con aceite de neem y yogur griego
  • Bálsamo anti-estrías (gracias Patricia, es una receta tuneada del tuyo)
Aquí lo tenéis todo




Los jaboncitos están personalizados con sus nombres




Y así quedaron las cestas, con su tarjeta de bienvenida







Espero que disfruten mucho de todo!!  Sonrisa

Y a vosotr@s qué os parece? Son afortunadas o no?
Besos y feliz puente!!  Guiño


Flor de Otoño: un jabón accidentado!

Como quien no quiere la cosa, el otoño avanza inexorable... casi sin darnos cuenta, en pocos días será invierno, aunque estos días hace muuuucho frío... y un sol radiante!!
El otoño tiene mala prensa, y no sé por qué. Que si es triste, que si deprime un poco... A mi me gusta, no es mi estación favorita, pero tiene su encanto. En una tarde soleada es agradable darse un paseo por el bosque, disfrutar sus colores, sus tonos naranjas... Y me dije: por qué no? Si a la primavera le dediqué uno, el otoño también se merece un jabón!
Lo tenía en la cabeza... un precioso jabón hecho con la técnica del falso embudo, con diferentes tonos de naranja y un poco de blanco para hacer contraste.
Me puse manos a la calculadora con la fórmula: aceites de oliva, coco, palma y maíz; mantecas de cacao y karité; aceites esenciales de naranja y litsea cubeba (una combinación que me encanta!)
Pero tú propones y el jabón dispone. Y en este caso dispuso que haría lo que le saliese de las burbujas.
Y qué manera de disponer!! No sé donde estaba Santa Jabonia ese día  Ojos en blanco

Lo que tenía que ser una preciosa combinación de naranjas y blanco se convirtió en un naranja uniforme con un trozo blanco en el fondo del molde. Así que sobre la marcha tuve que improvisar otro corte.
Y para que las pastillas no quedaran tan "sosas", decidí decorarlas con una flor. Por supuesto tenía que ser blanca... vamos, que no me iba a quedar sin meter de alguna manera el color blanco en el jabón  :lol:

No es la idea que tenía para este jabón, pero es lo que hay... ahora, el jabón es estupendo!! Porque sí, ya lo he probado (tiene casi 3 meses de curación)
Y aquí tenéis a la criatura:


Este es el resultado final


La guerra que dio y la carita de bueno que tiene!!


En resumen, que lo que bien podía haber sido un desastre jabonero, al final tuvo arreglo.
Espero que os guste!!  Sonrisa
Besotes y feliz puente!! 

martes, 12 de noviembre de 2013

Hoy reciclamos: JABÓN DE LA ABUELA

Hoy vamos a reciclar el aceite de oliva usado haciendo jabón para uso doméstico. Es una forma estupenda de darle un segundo uso, y además obtendremos un excelente aliado en las tareas de limpieza.
Mientras que los jabones que usamos para nuestro aseo llevan un exceso de aceites o sobreengrasado positivo, el jabón de la abuela tiene un exceso de lejía o sobreengrasado negativo, porque su función será limpiar la suciedad de platos, suelos, ropa...
¿Y cómo lo hago yo? Pues os cuento: si es para usar en la cocina (vajilla, bayetas...) lo hago con un sobreengrasado del -10%, y si es para la lavadora, del -20%

Lo primero que tenemos que hacer es tomar una serie de medidas de seguridad, imprescindibles para evitar sustos innecesarios:

  • gafas protectoras, guantes resistentes a la lejía y mascarilla.
  • ropa de manga larga
  • delantal
Además, es bueno tener a mano un poquito de vinagre. En caso de que nos salpiquemos con la lejía, lavaremos la zona con abundante agua fría y, a continuación, aplicaremos vinagre.

Ni que decir tiene que nuestros niños pueden mirar, pero de lejos, cuanto más lejos mejor. Y es mejor que las mascotas estén en otro sitio...  por si acaso.

Para hacer nuestro jabón necesitaremos:
  1. Agua destilada. Si no tenemos, podemos usar agua de mineralización muy débil. Si tenemos la suerte de tener aguas blandas en la zona donde vivimos, también podemos utilizar agua del grifo. No aconsejo utilizar aguas duras.
  2. Sosa.
  3. Aceite de oliva usado.
  4. Recipientes para el agua, la sosa y el aceite.
  5. Varillas o batidora eléctrica.
  6. Moldes para nuestro jabón. Pueden ser de plástico, madera o silicona. Individuales o grandes.
Si el aceite se ha usado muchas veces, es mejor filtrarlo y desodorizarlo. Para esto, lo colocamos un rato en un recipiente a fuego muy lento con alguna planta aromática de nuestro gusto: laurel, clavos de olor, cáscaras de limón... Luego lo volvemos a filtrar.

Y ahora... al lío!
Una vez listo nuestro aceite, vamos a preparar nuestra lejía. Así que... tod@s a ponerse delantal, gafas, guantes y mascarilla!
  • Pesaremos el agua en un recipiente de mayor capacidad que la cantidad a preparar, para evitar salpicaduras. La mezcla de sosa y agua genera calor, así que os aconsejo utilizar agua bien fría y un recipiente resistente al calor.
  • En otro recipiente pesaremos la sosa.
  • Nos colocamos en un lugar bien ventilado, mejor sin corrientes de aire. Yo suelo colocar el recipiente del agua bajo la campana extractora.
  • A continuación, con mucho cuidado, vamos echando poco a poco la sosa en el agua, removiendo despacio con una cuchara de acero inoxidable.
  • Cuando la sosa esté completamente disuelta, dejaremos reposar la lejía hasta que esté clara y transparente. Si tocáis el recipiente notaréis que quema! Si hiciésemos un jabón para la piel, esperaríamos a que la lejía estuviera bien fría. Pero en este caso la utilizaremos caliente, así conseguiremos que la masa espese antes, es decir, conseguiremos antes la traza. 
Ya tenemos listos la lejía y el aceite, así que nos disponemos a hacer nuestro jabón de la abuela:
  • Con cuidado vamos echando poco a poco la lejía sobre el aceite, removiendo con las varillas o con el brazo de la batidora, lo que hayamos decidido usar. Nunca echéis el aceite sobre la lejía.
  • Seguimos batiendo, y cuando la masa tenga la consistencia de natillas ligeras, ya estará lista.
  • Con cuidado la vaciaremos en el molde o moldes que hayamos elegido.
  • Si utilizamos moldes individuales, sólo tendremos que desmoldarlo.
  • Si utilizamos un molde grande, tendremos que cortarlo en pastillas. Pero no debemos esperar mucho tiempo, unas 8 ó 10 horas, sino será imposible hacerlo. Cuando al tocar el jabón notemos que está firme, pero no duro, es el momento de cortarlo. No importa que aún lo notemos algo caliente.
Y ahora sólo tenemos que dejarlo "curar" unas 6 u 8 semanas en un lugar ventilado antes de usarlo, dando vuelta a las pastillas cada 3 ó 4 días para que el secado sea uniforme.

Y aquí van las cantidades... fijaos bien que son en gramos!

Para un jabón con sobreengrasado del -10 %:
  • 160 g de sosa
  • 373 g de agua
  • 1000 g de aceite de oliva usado
Para un jabón con sobreengrasado del -20%:
  • 174 g de sosa
  • 405 g de agua
  • 1000 g de aceite de oliva usado
¿A qué estáis esperando? Venga... ánimo, que es más fácil de lo que parece!!
Ya me contaréis los resultados Sonrisa

domingo, 27 de octubre de 2013

En serio... que no estuve quieta!!

Y para muestra... unos cuantos botones:


Jabón de naranja y cacao

Un jabón de naranja y cacao. Es la segunda vez que lo hago, pero en esta ocasión decidí experimentar con la manga pastelera. Y realmente parece un pastelito... a que sí?!!




Jabón de lavanda y romero

Este es de lavanda y romero. Es un jabón que me encanta, porque deja una sensación de fresquito muy agradable... es como si te despertara! Ya sé, es repe... pero también nuevo, porque en esta ocasión tiene un diseño distinto. Me gusta mucho el efecto de este tipo de dibujo y lo suelo hacer con frecuencia en mis jabones.




Jabón de coco

Este sí que es nuevo: Jabón de Coco. Es un jabón estupendo, muy cremoso, como todos en los que se sustituye el agua por alguna leche, en este caso leche de coco. Además lleva extracto aromático de coco, que hace que huela.... mmmmmmmm... rico, rico!




Jabón de naranja

Jabón de Naranja. También nuevo. Me gustan los jabones con frutas, en zumo o trituradas...  se nota? Además, este jabón lleva aceite de maíz, rico en omega-6 y vitamina E, lo que le convierte en un antioxidante estupendo. Quien nos lo iba a decir de este aceite tan humilde!

Y ahora os dejo, que Morfeo me reclama!
Otro día os enseño más.
Besos a tod@s!!