viernes, 6 de diciembre de 2013

Navia y Cristina: dos niñas afortunadas!!

Y diréis... quiénes son Navia y Cristina?? Pues dos bebitas que nacieron el pasado mes de noviembre.

Y os preguntaréis... por qué son afortunadas, si puede saberse? Pues sí, puede saberse  :lol:

Navia y Cristina tienen la suerte de tener unas mamis y unos papis con muuuuuuy buenas amigas, sobre todo dos: Pier y Martina.

Ellas han querido darles la bienvenida con un regalo especial. Porque quisieron que, desde el primer día de su vida, fuesen mimadas con cositas naturales, libres de sustancias químicas nocivas. Su regalo ha consistido en una cesta con productos artesanos para el aseo y cuidado de ellas y de sus mamás  Sonrisa

Cada cesta lleva:
  • Linimento oleo-calcáreo, imprescindible en los cambios de pañal
  • Jabón de la abuela, especial para bebés, con oleato de caléndula y leche de avena
  • Jabón de la abuela para prendas delicadas (gracias Rocío por la receta!!)
  • Colonia sin alcohol, para no irritar su piel
  • Jabón íntimo, para las mamás, con aceite de neem y yogur griego
  • Bálsamo anti-estrías (gracias Patricia, es una receta tuneada del tuyo)
Aquí lo tenéis todo




Los jaboncitos están personalizados con sus nombres




Y así quedaron las cestas, con su tarjeta de bienvenida







Espero que disfruten mucho de todo!!  Sonrisa

Y a vosotr@s qué os parece? Son afortunadas o no?
Besos y feliz puente!!  Guiño


Flor de Otoño: un jabón accidentado!

Como quien no quiere la cosa, el otoño avanza inexorable... casi sin darnos cuenta, en pocos días será invierno, aunque estos días hace muuuucho frío... y un sol radiante!!
El otoño tiene mala prensa, y no sé por qué. Que si es triste, que si deprime un poco... A mi me gusta, no es mi estación favorita, pero tiene su encanto. En una tarde soleada es agradable darse un paseo por el bosque, disfrutar sus colores, sus tonos naranjas... Y me dije: por qué no? Si a la primavera le dediqué uno, el otoño también se merece un jabón!
Lo tenía en la cabeza... un precioso jabón hecho con la técnica del falso embudo, con diferentes tonos de naranja y un poco de blanco para hacer contraste.
Me puse manos a la calculadora con la fórmula: aceites de oliva, coco, palma y maíz; mantecas de cacao y karité; aceites esenciales de naranja y litsea cubeba (una combinación que me encanta!)
Pero tú propones y el jabón dispone. Y en este caso dispuso que haría lo que le saliese de las burbujas.
Y qué manera de disponer!! No sé donde estaba Santa Jabonia ese día  Ojos en blanco

Lo que tenía que ser una preciosa combinación de naranjas y blanco se convirtió en un naranja uniforme con un trozo blanco en el fondo del molde. Así que sobre la marcha tuve que improvisar otro corte.
Y para que las pastillas no quedaran tan "sosas", decidí decorarlas con una flor. Por supuesto tenía que ser blanca... vamos, que no me iba a quedar sin meter de alguna manera el color blanco en el jabón  :lol:

No es la idea que tenía para este jabón, pero es lo que hay... ahora, el jabón es estupendo!! Porque sí, ya lo he probado (tiene casi 3 meses de curación)
Y aquí tenéis a la criatura:


Este es el resultado final


La guerra que dio y la carita de bueno que tiene!!


En resumen, que lo que bien podía haber sido un desastre jabonero, al final tuvo arreglo.
Espero que os guste!!  Sonrisa
Besotes y feliz puente!! 

martes, 12 de noviembre de 2013

Hoy reciclamos: JABÓN DE LA ABUELA

Hoy vamos a reciclar el aceite de oliva usado haciendo jabón para uso doméstico. Es una forma estupenda de darle un segundo uso, y además obtendremos un excelente aliado en las tareas de limpieza.
Mientras que los jabones que usamos para nuestro aseo llevan un exceso de aceites o sobreengrasado positivo, el jabón de la abuela tiene un exceso de lejía o sobreengrasado negativo, porque su función será limpiar la suciedad de platos, suelos, ropa...
¿Y cómo lo hago yo? Pues os cuento: si es para usar en la cocina (vajilla, bayetas...) lo hago con un sobreengrasado del -10%, y si es para la lavadora, del -20%

Lo primero que tenemos que hacer es tomar una serie de medidas de seguridad, imprescindibles para evitar sustos innecesarios:

  • gafas protectoras, guantes resistentes a la lejía y mascarilla.
  • ropa de manga larga
  • delantal
Además, es bueno tener a mano un poquito de vinagre. En caso de que nos salpiquemos con la lejía, lavaremos la zona con abundante agua fría y, a continuación, aplicaremos vinagre.

Ni que decir tiene que nuestros niños pueden mirar, pero de lejos, cuanto más lejos mejor. Y es mejor que las mascotas estén en otro sitio...  por si acaso.

Para hacer nuestro jabón necesitaremos:
  1. Agua destilada. Si no tenemos, podemos usar agua de mineralización muy débil. Si tenemos la suerte de tener aguas blandas en la zona donde vivimos, también podemos utilizar agua del grifo. No aconsejo utilizar aguas duras.
  2. Sosa.
  3. Aceite de oliva usado.
  4. Recipientes para el agua, la sosa y el aceite.
  5. Varillas o batidora eléctrica.
  6. Moldes para nuestro jabón. Pueden ser de plástico, madera o silicona. Individuales o grandes.
Si el aceite se ha usado muchas veces, es mejor filtrarlo y desodorizarlo. Para esto, lo colocamos un rato en un recipiente a fuego muy lento con alguna planta aromática de nuestro gusto: laurel, clavos de olor, cáscaras de limón... Luego lo volvemos a filtrar.

Y ahora... al lío!
Una vez listo nuestro aceite, vamos a preparar nuestra lejía. Así que... tod@s a ponerse delantal, gafas, guantes y mascarilla!
  • Pesaremos el agua en un recipiente de mayor capacidad que la cantidad a preparar, para evitar salpicaduras. La mezcla de sosa y agua genera calor, así que os aconsejo utilizar agua bien fría y un recipiente resistente al calor.
  • En otro recipiente pesaremos la sosa.
  • Nos colocamos en un lugar bien ventilado, mejor sin corrientes de aire. Yo suelo colocar el recipiente del agua bajo la campana extractora.
  • A continuación, con mucho cuidado, vamos echando poco a poco la sosa en el agua, removiendo despacio con una cuchara de acero inoxidable.
  • Cuando la sosa esté completamente disuelta, dejaremos reposar la lejía hasta que esté clara y transparente. Si tocáis el recipiente notaréis que quema! Si hiciésemos un jabón para la piel, esperaríamos a que la lejía estuviera bien fría. Pero en este caso la utilizaremos caliente, así conseguiremos que la masa espese antes, es decir, conseguiremos antes la traza. 
Ya tenemos listos la lejía y el aceite, así que nos disponemos a hacer nuestro jabón de la abuela:
  • Con cuidado vamos echando poco a poco la lejía sobre el aceite, removiendo con las varillas o con el brazo de la batidora, lo que hayamos decidido usar. Nunca echéis el aceite sobre la lejía.
  • Seguimos batiendo, y cuando la masa tenga la consistencia de natillas ligeras, ya estará lista.
  • Con cuidado la vaciaremos en el molde o moldes que hayamos elegido.
  • Si utilizamos moldes individuales, sólo tendremos que desmoldarlo.
  • Si utilizamos un molde grande, tendremos que cortarlo en pastillas. Pero no debemos esperar mucho tiempo, unas 8 ó 10 horas, sino será imposible hacerlo. Cuando al tocar el jabón notemos que está firme, pero no duro, es el momento de cortarlo. No importa que aún lo notemos algo caliente.
Y ahora sólo tenemos que dejarlo "curar" unas 6 u 8 semanas en un lugar ventilado antes de usarlo, dando vuelta a las pastillas cada 3 ó 4 días para que el secado sea uniforme.

Y aquí van las cantidades... fijaos bien que son en gramos!

Para un jabón con sobreengrasado del -10 %:
  • 160 g de sosa
  • 373 g de agua
  • 1000 g de aceite de oliva usado
Para un jabón con sobreengrasado del -20%:
  • 174 g de sosa
  • 405 g de agua
  • 1000 g de aceite de oliva usado
¿A qué estáis esperando? Venga... ánimo, que es más fácil de lo que parece!!
Ya me contaréis los resultados Sonrisa

domingo, 27 de octubre de 2013

En serio... que no estuve quieta!!

Y para muestra... unos cuantos botones:


Jabón de naranja y cacao

Un jabón de naranja y cacao. Es la segunda vez que lo hago, pero en esta ocasión decidí experimentar con la manga pastelera. Y realmente parece un pastelito... a que sí?!!




Jabón de lavanda y romero

Este es de lavanda y romero. Es un jabón que me encanta, porque deja una sensación de fresquito muy agradable... es como si te despertara! Ya sé, es repe... pero también nuevo, porque en esta ocasión tiene un diseño distinto. Me gusta mucho el efecto de este tipo de dibujo y lo suelo hacer con frecuencia en mis jabones.




Jabón de coco

Este sí que es nuevo: Jabón de Coco. Es un jabón estupendo, muy cremoso, como todos en los que se sustituye el agua por alguna leche, en este caso leche de coco. Además lleva extracto aromático de coco, que hace que huela.... mmmmmmmm... rico, rico!




Jabón de naranja

Jabón de Naranja. También nuevo. Me gustan los jabones con frutas, en zumo o trituradas...  se nota? Además, este jabón lleva aceite de maíz, rico en omega-6 y vitamina E, lo que le convierte en un antioxidante estupendo. Quien nos lo iba a decir de este aceite tan humilde!

Y ahora os dejo, que Morfeo me reclama!
Otro día os enseño más.
Besos a tod@s!!

sábado, 26 de octubre de 2013

Volviendo a la normalidad!

Hola de nuevo!
Después de una prolongada ausencia, intento volver a la normalidad. En algunas cosas ya lo he conseguido, pero en otras... como contaros cositas desde estas páginas...cuesta un poco más. Hay que sacar tiempo de donde sea, y a veces no lo tengo. Pero al menos lo intentaré!!
El que no haya publicado nada durante estos meses no quiere decir que haya estado quieta... qué va. Mal que bien, he podido seguir haciendo lo que más me gusta: jabonear y potinguear!! Y poco a poco intentaré poneros al día.
Así que... manos a la obra!!
Besos a tod@s!

sábado, 8 de junio de 2013

Estreno mundial!!!


Hola a tod@s!! Os habréis dado cuenta que hace un tiempo que no escribo en el blog. Los que me conocéis, sabéis que hay circunstancias ajenas a mi voluntad, que no me dejan mucho tiempo libre. Y el poco que tengo lo dedico a jabonear, potinguear, y.... a construir un espacio virtual del que hoy quiero daros noticia.

Me han ofrecido la oportunidad de participar en la creación de un proyecto nuevo, original y muy muy divertido, y ni pude ni quise decir que no. Han sido unos días de vértigo, de horas ante el ordenador, pero han merecido la pena, os lo aseguro. Este proyecto se llama Yerbolandia, y es un espacio para todos los amantes de las plantas y todo lo que podemos hacer con ellas, desde extractos a cremas y jabones.

Os invito a todos a daros una vuelta por sus rincones, veréis como no os arrepentís!!





Besos a tod@s. Nos vemos en Yerbolandia.com

lunes, 1 de abril de 2013

ÁQABA: recuerdos del Mar Rojo

Quienes me conocen saben que tengo algunos vicios (unos caros y otros carísimos) y una pasión.
Entre mis vicios confesables están comprar libros, viajar y hacer jabón.
Y mi pasión es EGIPTO. Ya estuve cuatro veces, y estoy deseando volver. Pero tal como está la situación... mejor me espero. Una pena, pero es lo que hay Ojos en blanco

En uno de los viajes tuve la ocasión de hacer una excursión estupenda: un laaaaaaaargo recorrido en 4X4 por el desierto del Sinaí, con paradita de rigor en una casa beduína para tomar un té, y después visitar dos parques naturales protegidos, Ras Abu Galum y Blue Hole, para hacer snorkel, vamos... lo de las gafas y el tubito de toda la vida   :lol:

El desierto del Sinaí es un lugar pedregoso, duro, inhóspito... pero bonito como pocos. Te bajas del coche, te plantas en medio de una inmensa nada de montañas, rocas y wadis (cauces secos de antiguos ríos), y te das cuenta de lo pequeño que eres.

Estuvimos casi una hora recorriendo diferentes pistas y wadis. Luego estuvimos haciendo snorkel en el Parque Natural Ras Abu Galum antes de comer una comida típica en unas jaimas beduínas.
Descansamos un rato y a continuación recorrimos 7 Km en camello, por la orilla del Golfo de Áqaba, hasta llegar al otro punto de buceo / snorkel, el Parque Natural Blue Hole (Agujero Azul), en la localidad de Dahab. Es una impresionante laguna de coral que se conecta con el mar. Tiene un segundo nombre, mucho menos agradable: el cementerio de los buceadores. Más de 100 submarinistas no han logrado subir a la superficie, por lo que es uno de los lugares de buceo más peligrosos del mundo. Una vez pasados los 60 metros de profundidad, el nitrógeno empieza a hacer de las suyas y los buceadores se desorientan y siguen descendiendo en lugar de ascender. Pero tranquilidad, que hacer snorkel no es peligroso, eh!

Fue una excursión estupenda. Los compañeros de viaje, fantásticos. Nos reímos mucho, sobre todo durante los 7 Km en camello  :lol:

De ella, como de todo el viaje, tengo muy buenos recuerdos, además de fotos, claro. Pero hay una imagen que tengo grabada en la memoria: al final de una pista entre montañas está la playa del Parque Ras Abu Galum, en pleno Golfo de Áqaba. La visión del Mar Rojo con un montón de tonos azules diferentes y las montañas de Arabia Saudí adivinándose en la otra orilla, es algo que no olvidaré jamás. Fue un momento tan hermoso que durante unos minutos me quedé sin palabras... y mira que es difícil callarme!!

Del recuerdo de esa imagen nació este jabón: Áqaba. Está hecho con aceites de oliva, coco y palma, mantecas de cerdo y karité y cera de abejas. Está enriquecido con aceite de semilla de uva, para suavizar la piel. Lleva aceites esenciales de naranja y lavandín, y fragancia de musk.


Aquí están las pastillas recién cortadas

Intenté, sin lograrlo, reflejar los distintos tonos de azul del Mar Rojo, y las montañas de la otra orilla. El  aceite de oliva virgen extra (verde intenso) me la jugó claramente con el óxido mineral azul Ojos en blanco


Y aquí con su sello, hecho para la ocasión

Tendré que repetirlo en otra ocasión, a ver si hay más suerte con el color.
Espero que os guste!
Besos y feliz semana!! Sonrisa